Our blog

A la disciplina se le atribuyen todos lo méritos obtenidos en la vida. Si quieres lograr algo tienes que trabajar e invertir tiempo, el que se necesite. El primer paso es dar tiempo y en serio, hacerlo por los objetivos que se pretenden alcanzar ya que nada sucede por si sólo. Cuando surge una situación que inspira, ésta funciona como propulsor para activar la energía que permite mover constantemente las ganas de trabajar y mantener en la perspectiva correcta su desarrollo. Así mismo, depende de una mente flexible y voluntariosa, no endurecida por los montones de elementos formales que encierran a la idea en una métrica ni la hace de las experiencias sólo fines apilados.

La vida se intensifica si las sensaciones valiosas son multiplicadas, tanto que puedan gozarse plenamente de los esfuerzos y resultados, ya que se trata de apremiar y superarse a la vez. Entonces por medio del trabajo duro y el tiempo entregado se consuman las grandes acciones y se viven los merecidos logros. El trabajo nos da como frutos, satisfacciones, ¿Cuáles? las que se propongan de inicio. Quizá podrán ser escalonadas de menos a más, pero en definitiva serán recompensas accionadas gracias a un empuje intermitente de paciencia y esfuerzo.

Por otro lado, ninguna actividad, proyecto o trabajo omite el compromiso pues se necesita de éste para reforzar actitudes responsables sobre la línea del proceso sin caer en el reduccionismo mecanicista. El trabajo es más que una tarea autómata y sistematizada, de éste se echan raíces extensas para construir objetivos de valor que van siguiendo sus propias motivaciones.

Aunque las posibilidades de fracaso existen, éstas no determinan un final sin vuelta de hoja. Por el contrario, replantearse nuevos escenarios y arriesgarse otra vez es parte de renovarse.  Ante panoramas como éstos, no se puede ceder a menos que la vida ya no alcance, sólo así se comprende el abandono del trabajo que tanto se ama, y por el cual se transforman todas las realidades partiendo de cero.

Si bien, la tranquilidad llega con la satisfacción de logros, es también una realidad que se forja desde un comienzo. Es decir, cuando se miran ideas hacia el emprendimiento, cuando se recorre y retoma el proceso a base de constancia, cuando sigues, replanteas y renuevas, sin haber soltado nunca las razones que dan valor al trayecto. En un sentido humanizador, es finalmente consecuencia de los motivos de amor, entrega y sacrificio complementándose en el camino. En todo caso es la recompensa al esmero del trabajo duro cosechando satisfacciones plenas en la vida.

 

Inmoenlass | Trabajo duro

 

Leave a reply

Back to top